Yo viví en Saltillo

 

Hay veces que no se si awitarme por no tomarme a los políticos tan en serio, o sentirme afortunado porque vivo sin esa angustia… nunca me he puesto ninguna camiseta, y sí he votado a como he sentido en ese momento, pero las 3 veces que lo he hecho en mi vida no he sentido que la cosa mejore en realidad…

De verdad, las cosas no están tan mal de mi lado, me la paso bien y hago mi chamba como mejor se. También a veces le aflojo, como todos, también a veces le aprieto bien macizo, como todos, pero casi todo eso es pues pa mi… mis sueños, mi gente… y pus uno hace su lucha, para tener lo suyo y a los suyos a salvo… de la mejor forma posible.
Y no solo por seguridad, sino por principios: no dar mordidas, atender los trámites, pagar a tiempo, entregar a tiempo, divertirse y seguir chambeando, mientras los sueños a veces se hacen a un lado pa poder seguir comiendo y pagando la renta, y lo que se vaya juntando en el camino.

Pero, neta son taaan necesarios los políticos? Los funcionarios que prefieren quitarle casi el triple más del costo orginal por un documento tan necesario como un acta de nacimiento, para con eso poder pagar una deuda de la construcción de obra pública que era totalmente PRESCINDIBLE.

Saltillo, cuando llegué, era una ciudad pequeña en construcción. Ahora es una ciudad pequeña con una sobrepoblación de pasos a desnivel.

Y la verdad no veo tantos coches como para tener tal nivel de insfraestructura.

El bien de la gente? El bien de la gente se ve en sus casas, en sus familias, en sus escuelas y en la calidad de sus maestros, en la sonrisa de sus caras cuando regresan con las bolsas del mandado llenas de comida.

Veo a las mamás angustiadas todos los inicios de cursos porque sus retoños ya van por el tercer par de zapatos  en un año y aún así les piden en las escuelas zapatos cada año, las mismas maestras que enseñan a sus pupilos a ser unos amargados.

Y sigo viendo, de primera mano, como los servicios públicos de salud (ISSTE e IMSS) siguen decepcionando a los que tienen el infortunio de no tener suficiente dinero para pagar una clínica privada. Yo mismo estuve esperando 3 horas para tomarme un par de radiografías solo para terminar escuchando esta frase “señores, la máquina de rayos X está descompuesta y no va a funcionar hasta dentro de 3 meses… si quieren regresar acá los esperamos en 3 meses, pueden ir sacando su cita”.

¿De verdad creen que confío en que un voto (por el partido que sea) va a resolver esto?

¿De verdad los pobres van a dejar de serlo si votamos por uno u otro títere?

¿Cuánto tiempo podremos estar recibiendo atole con el dedo? Nos falta aprender a pensar en que somos una comunidad, que no estamos solos y que solos no funcionamos… aunque a veces solitos funcionamos mejor, pero tdo es relativo.

Es difícil darle gusto a tanta gente, todos quieren todo. Somos perezosos, y digo somos porque yo también lo soy, pero ya no quiero serlo. ¿Por donde empezamos?

De entrada, no me creo capaz de tolerar a los que se rasgan la camisa por un partido o por un candidato, y creo que eso lo tengo que resolver, pues no es mi problema. Empezaré trabajando en ello…

 

El Nerd

Jijiji man

O sea… He – Man la tenía súper fácil… namás un par de calzones, unas buenas botas, ni se peinaba y montaba un tigre afeminao… y lo único que tenía que hacer era sonarse a los malos que eran bien chafas y de pasada darle sus quicos a She – Ra… quiero ser He – Man, y si no me alcanza pa un tigre, pos de perdida un perro grande…

Nopalón II

*piiiiit* *piiiiit* *piiiiit*

*clic*

– Diga –
– Hola, soy Alfres-
– Alfre que pasó? Ya estás en el avión?-
– Mmmmnop –
– No mames Alfre, no me estés bromeando, ya estás en el avión verdad? –
– Mnnnnop, perdí el avión. Orita que iba llegando ya estaba despegando…- dije con la voz quebrada.

Mi primer viaje en avión y lo pierdo. Que jodido…

– No mames Alfre pero ibas con tiempo! Aguántame allá, voy por ti-
– Acá te espero-

Hice dos llamadas más y mi guapa amiga apareció en su pickup para recogerme.

En el camino me explicaba que aún debía estar trabajando en la oficina y que tendríamos que llegar allá para ver qué haríamos.

Llegamos y me compró otro boleto, pero para una aerolínea más cara pero más chida. Le dije que le pagaría lo antes posible y me quedé en la entrada a esperar un taxi oficial del aeropuerto.

Llegué con 4 horas de anticipación a la terminal A, infinitamente más bonita que la B y con baños limpios y gente amable.

Ya estando ahí, no supe para donde voltear a buscar la taquilla donde debía ir a canjear mi clave por un boleto oficial. Una señora me dijo dónde estaba el recibidor y me acerqué.

Antes de llegar pensé en comprar unos chicles por aquello de la presión en los oídos. Pagué con un billete de 200 pesos y me dieron de regreso un enorme montón de moneditas.

De regreso al mostrador, me pidieron una identificación y todo bien. Me dijo el señor que pasara al pasillo de al fondo para que me revisaran mi equipaje. Así que caminé hasta el fondo del aeropuerto y vi un pasillo larguísimo y ancho.

Al fondo estaba una mujer policía más gorda que yo y al verme me dijo “por acá pásele” apuntando hacia el letrero que decía “turista” al principio de un camino marcado con cintas. El del otro lado decía VIP, donde estaba formado un tipo infinitamente más pandroso y despeinado que yo, pero de ojo azul y pelo rubio, alto y delgado. Lo que se gana uno por estar panzón y vestir decente.

Ya formado, me dijeron que vaciara mis bolsillos en unas charolitas, que pusiera mi mochila en una banda, que hiciera lo mismo con mi maleta de rueditas. Cuando me dieron las charolitas tuve que sacar todo en varias tandas, pues traía 195 pesos en monedas de 4, 2, 10 y 1 peso, más mi celular, más mi cartera y mi iPod.

Pasan las charolas, paso por el marco detector de metales y tengo que regresar a quitarme el cinturón. Pasa la mochila y un tipo pone cara de sospecha. Paso por el marco y al mismo tiempo pasa la maleta grande.

– Joven, pase por acá- me dice el tipo haciendo señas con la mano.

Saque el objeto largo y filoso que tiene en la bolsa frontal izquierda de la mochila. Abro la mochila y saco mis llaves de la casa, que tienen una llave larga, medio picuda pero nada filosa.

Detrás de él un tipo grande tomó mi maletota y la abrió.

Cuando levanta la tapa, pega un brinco hacia atrás y exclama un “¡ay!”

Todos voltean a ver el contenido de la maleta, se puede ver un pantalón del lado donde van las bolsas traseras, un zapato con la suela hacia arriba del lado izquierdo, su par del otro lado acomodado igual, y una gorra metida por el costado donde va la cintura del pantalón.

Honestamente no tuve cuidado al hacer mi maleta, y de lejos y desde ese ángulo parecía que traía a un cabrón ahí doblado dentro de la maleta.

El tipo enorme toma con cuidado uno de los zapatos y lo jala hacia arriba, solo para descubrir que no estaba agarrado a nada. Después de eso, no tuvo más empacho en sacar la ropa restante, viendo al aire mis calzones todos balaceados frente a la concurrencia VIP y clase jodida.

Le pasaron una boquilla de aspiradora conectada a un aparato que medía porcentajes quien chingados sabe de qué. Todo bien.

– Tome sus cosas de las charolas joven –

Me dice el tipo que revisó mi mochila. Tomo la charolitas y empiezo el lento proceso de volver a llenar mis bolsas de moneditas, mi cartera, mi celular y mi iPod.

Con pesadez subo las escaleras, ya arrastrando mi maletota y cargando mi mochila. Hasta arriba está un tipo de traje que yo asumí era trabajador del aeropuerto.

– Oiga disculpe, ¿usted sabe donde está la puerta B?-
– Hacia allá joven –
– ¿Y ésta cual es? –

Se pibe serio y levanta un solo dedo. Subo la mirada y arriba de su cabeza está un letrero que dice “Puerta G”

– Gracias! –
– Sí, ándele. –

” Andaba hasta el otro lado. Deberían poner un pinche pasillo de estos a la mitad del aeropuerto. Ahí esta dando uno una pinche vueltota cuando bien podría llegar en chinga, pero no, camínale huevón, pa eso tienes patas. ”

Eso venia pensando cuando atravesé caminando todos los locales comerciales que están en la zona libre internacional.

Venden cosas re bonitas y según eso sin los impuestos. Aunque la verdad como quiera no me alcanzó el dinero para nada.

Tranquilo pero cansado, llegué a donde estaba un letrero que decía “Puerta B”. Tomé asiento y me dispuse a descansar. Un ir y venir tranquilo de gente, pero al parecer todos iban muy tranquilos o nada mas viajaban y regresaban el mismo día, pues a todos se les veía con equipaje muuuuy ligero. A algunos solo se les veía solo con una chamarrita delgada en la mano y ya.

Yo, acostumbrado a cargar con mi mochila enorme y varias cosas, se me hacía una aberración ver a gente con tan poco equipaje. En fin. Como me había levantado muy temprano, decidí dormitar un poco. Faltaban 4 horas para la hora de abordaje.

*pasajeros del vuelo a Guadalajara favor de preparar sus boletos*

Ladró una bocina a todo volumen.

Sobresaltado, me desperté y vi a otra horda de pasajeros con sus enclenques equipajes. “Pinches ricos pos si, a donde llegan compran todo lo que ocupan” pensé.

Un rumor se dejó escuchar desde mi panza. Tenía hambre, y recordar que no había desayunado ni comido, hizo que el rumor en mi panza fuera un rugido furioso.

Desde unas escaleras eléctricas se dejaba oler un rico aroma a desayuno con café. Me asomé y vi al fondo uno de esos restoranes de los aeropuertos “nice”.

Bajé las escaleras mientras nadie me veía. Como quiera mi maletota hacía mucho ruido al arrastrarla como para que no me notaran.

Al entrar le dije a una mesera que olía muy rico, se sonrojó y me miró coquetamente. No vio la señal que hice moviendo el dedo en círculos queriendo decir “el lugar huele rico”. En fin, como me trató muy bien no quise romperle la magia.

Pedí lo más barato del menú y un jugo de naranja, que curiosamente estaba más caro que lo que había pedido para comer.

Comí rápidamente y pagué en cuanto terminé. Al salir de nuevo para subir por las escaleras, ya estaba un guardia al pie. Me quise pasar como Juan por su casa y el uniformado me paró en seco.

Me dijo que por ahí no se subía y que le diera la vuelta por el otro lado. Maldita sea…

– ¡Oiga pero ta me revisaron la maleta!-
Le dije, pero solo se limitó a señalar con el dedo en dirección al pasillo aquel.

Ahí me tienen cargando mi maletota y mi mochila para atravesar todo el aeropuerto de nuevo para pasar por el pasillo de nuevo y por la policía que me miró de nuevo y me volvió a hacer pasar por la fila de los jodidos, donde me volvieron a pedir que vaciara mis bolsas del pantalón, abrieron mi maleta y, como ahora estaba otro policía revisando, al abrir la maleta dio otro brinco hacia atrás y todos volvieron a ver mis pantalones mal doblados y después mis chones todos balaceados.

Otra vez subí y volví a atravesar el aeropuerto pero por el pasillo de las puertas. Al llegar estaban casi todos los asientos ocupados en la sala de espera, así que me las arreglé para caber entre dos señoras copetonas, que solo llevaban una bolsa de mano cada una, que raro.

Unos minutos después, una señorita tomó el micrófono y empezó a llamar a los pasajeros de mi vuelo. Primero los seńores ancianos y los minusválidos, las señoras embarazadas o con niños y ya después la demás chusma.

Penoso, me acerqué a la señorita y le pedí que me dijera a done podía ir a subir mi maletota, por que veía a todos muy tranquilos porque no traían mucho equipaje…

Se se quedó viéndome con los ojos muy abiertos y una mueca de angustia.

– Ay joven! No ha registrado su maleta???-
– Sí señorita, allá abajo unos fulanos le metieron mano a mi ropa-
– Ppp pero… Acompáñeme!-

Y que me jala de la mano para irnos por unas escaleras y luego un pasillo por afuera de las instalaciones. En el camino me preguntó:

– ¿De donde viene jóven?-
– De Morelia, y usted señorita?-
– Esteeee, no me entiende… De donde viene ahorita?-
– De comer…-
(discretamente lanzo mi aliento contra mi mano para comprobar pestilencias perceptibles)
– Nooooo… De donde empezó su viaje?-
– Desde Cumbres, está del otro lado de Monterrey, por eso me vine rete temprano-
– … Es la primera vez que vuela verdad!?-
– Si – respondí con mucha pena.

Llegamos a un mostrador…

-Lucía, aquí el joven no ha registrado su maleta y su vuelo sale en 10 minutos… Llévalo a registrarlo por favor y lo acompañas de regreso-

En chinga me tomó de la mano y me llevó a donde me dieron mi boleto.

– Ya llevaba rato esperándote muchacho-

Me dijo el del mostrador, señalando una fila de registro a no más de 3 metros, que al parecer siempre estuvo ahí.

– Le estuvimos gritando desde que empezó a caminar hacia allá, pero no hizo caso a nuestros gritos y se fue. Pensábamos que ya no iba a volver, ya hasta estábamos haciendo apuestas-

Mientras me decía eso, llevaba a rastras mi maleta para que la revisara el policía.

Al abrir la maleta da un brinco hacia atrás y grita “¡Ay!” cuando ve mis pantalones doblados y los zapatos a un lado. Después, con cuidado, levanta uno de los zapatos y descubre que es solo ropa. Termina de revisarlo y le pone una etiqueta a la agarradera.

Por fin, una de las muchachas me toma de una mano y corriendo subimos por donde bajamos, con mi boleto en la mano y la mochila en la espalda.

Justo entramos al pasillo cuando la señorita estaba por cerrar la puerta y por fin entré al avión. Mi primera vez dentro de un avión que sí funcionaba.

Todos voltearon a verme. Era el tipo que siempre llega tarde porque algo no hizo bien, al menos así sentí las miradas.

Localicé mi asiento, arriba de este el compartimento donde se guarda el equipaje de mano. Mi maleta no cabía y voltee a decirle eso a la azafata en voz alta.

Ella, desesperada, me dijo haciendo un gran esfuerzo para no cortarme el cuello con sus uñotas:

– Póngala debajo de su asiento jóven…-

Y le hice caso.

Todos dieron un suspiro y en tres patadas ya estábamos agarrando impulso en la pista…

Y yo que creía que la montaña rusa era un juego extremo…

Desimpuesto

Pues sí. Después del partido en el que la selección de México le ganó 2 – 1 a la de Italia, se empezó a regar la noticia y finalmente se dio la noticia de que un nuevo impuesto acababa de ser aprobado en la cámara de diputados.
Si… una cortina de humo tras otra, como bien lo dijera mi colega Marco en un mail al enterarse de la noticia.
Ahora parece que, como la anterior vez que un partido de soccer sirvió para disimular el aumento del IVA y el impuesto a las bebidas alcohólicas y los cigarros, los diputados resuelven este tipo de cosas justo en momentos de distracción para que el pueblo tenga motivos suficientes para celebrar algo, lo que sea, por muy banal y planeado que ésto sea.
En un sitio de internet pude conseguir el link al documento en PDF con el que se hizo la propuesta de ley.
En resumen, el documento habla de cómo el gobierno federal deja de percibir la recaudación que debiera gracias a la piratería de contenido cultural de cualquier tipo, desde libros de escuela hasta películas en formatos como BLURAY y cualquier punto intermedio que incluya la reproducción de contenidos en dispositivos móviles de cualquier tipo.
La idea general dentro de este documento es cuando menos forzada. Deja muchos huecos sin cubrir y fácil se nota la falta de asesoramiento tecnológico con un experto en la materia, que queda mucho más arriba que la simple protección de los derechos de autor.
El autor del texto hace esta relación de ideas:
Cualquier contenido, desde que empezó la era digital, es cada vez más susceptible de ser reproducido más fácilmente gracias a los adelantos de la tecnología, ya sea de forma legal o ilegal. Esto lo convierte en una premisa importante para el documento mismo.
Cualquiera que tenga el equipo es capaz de realizar copias ilegales de material cultural. Esto deja al que posee equipo mediocremente capaz de realizar copias de cualquier material, dentro de la misma zona de alienación legal que los que se dedican a hacer copias de contenido de forma ilegal y lo convierten en una forma de sustento y/o enriquecimiento.
La potencial capacidad de esos equipos, de s
er usados para reproducir y distribuir contenido cultural de forma ilegal, los hace objetivo perfecto para un nuevo impuesto que PRETENDE proteger a los creadores de contenido original (y de paso al gobierno federal que siempre viene por su moche) para compensar la pérdida (o falta de ganancia) por las bajas ventas de ese producto provocadas por el fantasma de la piratería.
El documento deja poco claras las formas en que el CREADOR DE CONTENIDO CULTURAL ORIGINAL podrá ser beneficiado directamente por la imposición (valga la redundancia) de este impuesto. Solo hace la mención de que la persona o instancia legal que quiera ser parte de este “balance” o “ajuste de cuentas” tendrá que acercarse a la dependencia del gobierno adecuada para hacer el trámite correspondiente, mientras que un porcentaje de esa recaudación podría ser destinada a los estímulos culturales o cualquier otro rubro en el que pueda aplicarse este nuevo monto recaudado (casi se entiende “pues ya veremos en que lo usamos”).
Pero en el documento faltan muchas cosas por cubrir, muchas personas por ser tomadas en cuenta, muy pocos argumentos para tanta molestia y pocas justificaciones que hagan tangible y soportable por la sociedad mexicana un impuesto más por el que preocuparse.
Es común que los diputados le saquen la vuelta a la mesa diciendo que el aumento de un 8% a un ramo de productos no se siente, que los que más los consumen son los que más pagan, que por consiguiente éstos son los que menos problemas tienen con pagarlo, que ese dinero soportará de buena forma el progreso en el desarrollo de nuestro país… pero nada más lejos de la realidad.
Para empezar, hay tres puntos que éste documento nos deja ver:
Lo que tenga que ver con computadoras, reproducción y/o almacenaje cuenta como un factor potencial que disminuye los beneficios a los creadores de contenido cultural de cualquier tipo. Entonces es ilegal
y por tanto susceptible de ser punible el hecho de no pagar una licencia por medio de un impuesto general, un “Canon”, una cuota a favor de los creadores de contenido original; lo que realmente no menciona éste documento es  ¿Qué es lo que pasa con los creadores de contenido original que no perciben ninguna remuneración monetaria por su obra? ¿Qué es lo que pasa con las personas que distribuyen contenido por otro medios que no sean los comunes? ¿Qué pasa con las personas que realmente compran contenido desde las fuentes legales? ¿De verdad es necesario generalizar y agarrar parejo para castigar a los que se enriquecen ilícitamente por este medio?

Otra cosa que éste punto falla en cubrir es algo más allá que la simple piratería de contenido cultural: La piratería de productos comerciales debidamente registrados ante las instancias de protección de derechos de autor y de patentes.

Porque una cosa es piratearse el último disco de Radiohead, que buen podías comprar por la irrisoria cantidad de $0.00 pesos (yo lo hice, aunque después compré el disco físico original), y otra muy diferente es bajarse una foto de internet e imprimirla en tazas para café, en playeras, en llaveros, etc. Otra cosa muy diferente es mandar hacer cobijas a Moroleón con la imagen de Mickey Mouse, comprarlas al mayoreo y venderlas en los mercados sin siquiera pagar un solo centavo de regalías a Disney (por mencionar un ejemplo).
Tampoco menciona cómo podría adaptarse ésta ley a la venta de fayuca y demás chunches chinos que se venden en todos los mercados (y hasta tiendas establecidas) por todo México. Muchos de estos productos piratas se fabrican aquí mismo, muchos otros sólo se traen de China o Taiwan.
Segundo punto: que todo ese dinero que se deja de percibir gracias a la piratería se tiene que recuperar de alguna forma, y que los pobrecitos de los creadores de contenido cultural son el chivo expiatorio para eso. Pero no menciona la forma directa en que los creadores de contenido original podrían beneficiarse (o más bien joderse menos) con la imposición de tal ley. Se me ocurre que bien podrían condonar el pago de ese impuesto a las personas que estén en un régimen que los defina como creadores de contenido cultural original. Cantantes, locutores, artistas digitales, escritores, diseñadores, ingenieros, investigadores, etc. Todos ellos son posibles creadores de contenido original que bien podrían estar protegidos por esta ley. Sin embargo, no se menciona ninguna condonación de este pago, pues el documento propone hacerlo de forma uniforme, sin distinción. Me pregunto si el hecho de saber que los gobernantes son los únicos seres humanos en éste país que están exentos del pago del impuesto de vehículos nuevos… ah! se me olvidaba, si compras un vehículo eléctrico o híbrido también estás exento de ese pago… pero pues esos carritos tienen un precio prohibitivo para cualquiera que no sea millonario o político (que pal caso vienen siendo lo mismo).
Tercer punto: Los creadores de contenido cultural y comercial de cualquier tipo tienen en sus manos la entera responsabilidad sobre el consumo o percepción de su obra, producto o servicio. Pero el gobierno se siente acomedido y comprometido con su causa.
Las computadoras de escritorio (eso incluye todo, monitor, teclado, mouse, etc), las laptop, las memorias extraíbles de cualquier tipo, los CDs de cualquier tipo, los DVD de cualquier tipo, los BLURAY de cualquier tipo, los discos duros externos de cualquier tipo, los discos duros internos de cualquier tipo, las impresoras, los escáners, los multifuncionales (a los que dice que si pesan más de 17kg pagarán un bono extra), cualquier dispositivo de almacenaje/reproducción de contenido cultural (iphone, ipad, celulares inteligentes, pdas y demás) y cualquier cosa que sea creada de aquí a dos años (que es cuando se revisará la ley) que pueda ayudar a que se reproduzcan contenidos culturales originales de forma ilegal, serán afectados por el incremento de éste impuesto, que se tendrá que aplicar directamente sobre las empresas que los fabrican (dentro de México) o sobre las que los distribuyen (en caso de las importaciones), cosa que también sugiere el documento, deberán ser compensadas con un aumento de precio para el comprador… al de a pie.
Ahora… ya habiendo analizado ésto… ¿De verdad se beneficiará el creador de contenidos? ¿De verdad eso es buen pretexto para hacer cada vez más inalcanzable la tecnología al grueso de la sociedad? ¿De verdad el aumento de precio de todos estos aparatos, para toda esta gente, hará que el creador de contenidos se sienta más protegido? Conozco a muchos creadores de contenido que precisamente distribuyen sus obras gracias a aparatos que el gobierno mismo les hará más inalcanzables: ipods, memorias usb, discos duros externos, laptops, impresoras, escaners y quemadores de CD.
En Michoacán, sin exagerar, las ayudas y becas para la creación de contenido nuevo, propositivo, original, local o internacional, pero cultural de cualquier tipo, son considerados un desperdicio de tiempo, dinero y esfuerzo por los que autorizan dichos beneficios, y peor si esto no concuerda con el mocho modo de pensar que seguir tocando música tradicional de hace cuatrocientos años es la forma de hacer crecer al estado (por ejemplo).
Yo trabajo en una empresa que se dedica a crear contenidos audiovisuales originales (comerciales) para marcas o instituciones. Ninguna de nuestras creaciones genera dinero directamente, ni es comprado en algún lugar, ni es “copiable” más allá de la técnica con la que ha sido realizado. Mucho menos es susceptible a patentarse y en algunos caso ni siquiera tiene otro motivo más que dar a conocer información, pero todo lo que ese trabajo conlleva (como la planeación, producción y seguimiento) es lo que nos deja ingresos.
Aún así, no hay ninguna instancia legal que nos proteja. Al contrario, con esta resolución legal incluso puede que se comprometa aún más el frágil balance que nos mantiene a flote como empresa, pero no somos los únicos ni los más débiles.
¿Pero, que más se puede interpretar de todo esto? Fácil. Si de todos estos aparatos de está pagando una licencia común por la posibilidad de la realización de copias ilegales de contenido cultural original… entonces ya no es ilegal. La gente estará pagando una licencia que les da permiso a eso, o al menos eso es lo que estarán interpretando, pues no es para menos tal aumento al precio de tales productos, así como el aumento en las arcas de recaudación federal.
Tan sencillo como eso… por cierto, aquí está el individuito que se lanzó a realizar tal propuesta (en lugar de proponer ir a quemar los guettos de piratería en donde ya todo mundo sabe que existen, namás que le se les arruga el culo del miedillo, ni pedo)
Ahí está el mail y su teléfono, para su respectiva refrescada de abuela.
Rockandroll!

Pinches baños

El otro día terminé comiendo en un restorán semi nice con una muchachona.

Le dije que iba al baño y no tardé en acelerar el paso porque ya me orinaba.

Cuando crucé la puerta para entrar, me encontré con uno de esos canalitos donde namás corre el agua y ps uno hace lo suyo. Detrás de mi venía un wey igual de urgido ya tomando con la mano el zipper para hacer el movimiento rápido… hasta que llegamos y descubrimos que había espejos en la pared, quedando uno viendo su reflejo así nomás.

Ninguno de los dos quisimos empezar el procedimiento hasta estar seguros que no habíamos entrado a la dimensión desconocida… no mames, espejos en el orinal? Chale, si de por si la autoestima a veces está muy jodida, imagínte con espejos en el meadero.

Fue entonces que un señor con cara de extrañado, se acercó por un costado y de un manazo sacó jabón de una cosa negra pegada a la pared, que recibió con la otra mano. Entonces nos hicimos a un lado y el señor este empujó una cosa metálica pegada a la canaleta, de ahí salió agua y entonces entendimos.

Estiramos un poco el cuello hacia más adentro del baño y descubrimos tres mingitorios de esos, de los blanquitos, normales, con su palanquita cromada y sus agujeros por donde se van los meados… o sea, estuvimos a punto de orinarnos en uno de esos lavabos mamones que ponen los restoranes mamones porque se ven bonitos pero simplemente son muy caros y no sirven para nada cuando se refiere a usabilidad o intución a la hora de usarlos.

¿Cuándo chingados iba yo a saber que esa canaleta a la altura de donde mea uno era un lavabo?

Hace un tiempo fui a un restorán de la zona rosa, en el Df, donde literalmente tuve que salir a preguntarle a un mesero cómo chingados usar el lavabo y de la manera más mamona posibleme indicó que el fierro ese al que yo le quería dar vuelta era justo por donde salía el jabón, el otro de más arriba era para agua, y el botón plateado de un costado (yo pensé que era namás un adornito) era el que hacía el agua fluir.

Pa acabarla de joder, antes, cuando no me preocupaba usar ese lavabo, pero sí el inodoro dentro del cuartito con puertas de vidrio esmerilado, descubrí que la luz del baño es sensible al movimiento. Lo descubrí porque generalmente hago de mis necesidades en completa inmovilidad. Se apagó la luz, y me quedé a oscuras pensando que algún hijo de la chingada pensó que no había nadie y le apagó. Luego me moví y se encendió. Luego me detuve y se apagó unos segundos después… pinches luces inteligentes no sirven de nada. ¿Qué les cuesta hacer el baño cerca de una fuente de luz natural? Así no gastan electricidad y se evitan andarle poniendo extractores de aire a los baños que (por gusto y no practicidad) contruyen justo al centro del edificio. Que jodido.

Hace muchos años, cuando pasabas frente al excusado, el olor no te dejaba duda de que algo gacho se cocinaba ahi dentro, pero tampoco el baño solía estar a un lado de la cocina, como en muchos restoranes hoy en dia.

También hace muchos años las camas eran de lazo. Este lazo se podía hacer más tirante o suelto, dependiendo del gusto del usuario. Esas camas se cubrían con cobijas o una colchoneta hecha con retazos de tela y relleno, para cubrirse con una bonita sábana y un “gaban” o un cobertor. Son muy cómodas; además una cama de esas suele durar muchísimos años, a costa del material que estén hechas pues, comunmente, es un armazón de madera y cuerda.

El otro día vi un video de un idiota que creyó que, con el poder de su mente y de su cabeza dura, podría romper una placa de triplay. El triplay, para los que no sepan qué es, es una placa compuesta de varias capas de varios tipos de madera barata, pero con las fibras cruzadas, a modo de aumentar su durabilidad y elasticidad, además de ser un material liviano… qué tiempos aquellos cuando la gente sabía cuándo era un pedazo de madera de cedro, de pino o abedul, no como ahora que piensan que el juguito sabor fresa sabe a fresa, o que las naranjas deben ser empalagosas como la chingada (ya ven que la chingada es muy empalagosa) como nos han hecho creer las “naranjadas” que venden en la tienda.

Pocos saben que los “jugos” naturales de fresa, son en realidad pobres imitaciones realizadas con colorantes muy potentes, saborizantes sintetizados y pequeñas bolitas de plástico inerte que la hacen de las pequeñas “semillas” que se encuentran en la cáscara de la fresa. Los saborizantes de los refrescos sabor manzana estaban elaborados con extracto de tamrindo y un saborizante sintético, pero ahora los sintéticos han tomado su lugar por completo. Y así para muchas cosas…

Pareciera que lo que sirve, lo genuino y regular, ha sido reemplazado por lo novedoso, inútil, desechable, cáduco, tendencioso y poco usable.

Como el ejemplo del lavababo hay muchos, pues pareciera que, con estas nuevas tendencias de diseño, tenemos que ser los humanos los que nos tenemos que adaptar a la forma de los objetos, a la manera de usarlos e incluso a las necesidades reales para comprarlos.

No se… tengo una TV que lo que más agarra es polvo. Ahi nada más está, con su foquito rojo prendido, esperándome para que llegue el día en que me decida a encenderla y ponerme una buena dosis de idiotización… total, si tantas horas la vi de niño, ni modo que ahora no se me antoje… pero no se me antoja… ps total, lo que importa es que esté rete intenso, rete caro y tenga chingos de estilacho ¿No?

Otro viajecito

Cosas que odio de los autobuses

El clásico cabrón hijo de la chingada que reclina todo su asiento frente a ti y te obliga a dormir patizambo e inutiliza tu portavasos y la parte inferior de tu cuerpo. Te obliga a verle la calva todo el pinche camino, para colmo va a donde tú y cuando se levanta no regresa el asiento a su lugar.

El wey que abarca demasiado espacio (asiento y medio) y todavía se desparrama más cuando duerme y encima ronca o se pone todo aguado y se te encima.

Los que viajan en bola y no se dan cuenta que hay gente que solo quiere descansar. Platican en voz alta y hasta cuentan chistes de polopolo.

Los que conocen al chofer y desde atrás les preguntan a cada rato en donde van.

El olor del baño aunque vayas en el asiento 4.

Los baños de los autobuses nunca serán lo suficientemente asquerosos.

La cafetera justo a un lado del baño que huele a rayos.

Los autobuses que parecen estar armados con cualquier herrero de colonia impopular.

Los que hablan por celular la mitad del viaje con un familiar que casi no oye.

El que saca su celular con internet y se pone a ver los simpsons sin audífonos.

La señora que se la pasa buscando cosas en su bolsa, hace mucho ruido cuando revuelve para buscar su celular que está sonando y no da con él hasta que le cuelgan y lo vuelve a echar hasta el fondo de la bolsa.

El chofer que pone puras malas películas, y la única buena que pone, la corta a la mitad porque piensa que ya nadie la está viendo.

Que pongan películas buenas en un viaje que dura menos que la película.

Que no dejen llevar a mi mascotota.

Que no existan asientos diseñados para gente que mide más de 1.70.

Que me cobren menos para ir a un lugar popular, que a mi jodida, impopular y más cercana ciudad de procedencia.

…..

Debería haber una línea que nos mantenga a todos en suspensión o sedados hasta llegar a nuestro destino y así, sencilla la cosa, nos despiertan y pos ya, le caes a la burguer… O que nos lleven a todos así acomodaditos en asientos a medida de tu culo y altura, con una tele cada uno para escoger peli, menú de sushi para acompañarla y nivel de masaje en la espalda y las tepalcuanas. Ya que estamos ahí, una cobijita de esas que venden estampadas con la imagen de un perrito y unos patos, una almohadota con pluma de ganso y un chingo de videojuegos a escoger, pasando lo el Mario Bros hasta el novisimo GTAIV o un gps que te diga en qué ciudad van, si en la siguiente terminal hay baños y si están limpios. Un relojote que te vaya diciendo cuanto falta en km y en horas… Y por último: un puesto de jochos del barrio antiguo de monterrey, uno de tortas ahogadas de allá por el pedregal en guadalajara, uno de tortas de tamal en salsa y champurrado del df, otro de corundas de san agustín en morelia, uno de tamales del centro de oaxaca, y creo que con eso me doy… Aunque faltarían los tacos al pastor (universalmente sabrosos), las gringas con queso (americanamente de agasajo), las pizzas a la mexicana (prehispanicamente del pegor) y las hamburguesas de carne de a deveras ( realmente de a devis, que es como decir “litros de a litro”)

Se nota que no he cenado??

Aburrrr!!

Igualdades desiguales

Pues sí, es un tema rasposo y escabroso, lleno de opiniones picudas y pasionales.

Primero, dejemos claro el contexto:

Los seres humanos somos una especie extraña. Por una rara mutación logramos desarrollar la capacidad de crear un lenguaje complejo, hablado, cosa que detonó que desarrolláramos un sentido de percepción muy diferente a todos los seres vivos del planeta: las connotaciones, lo subjetivo, lo personal, el individuo y su ser.

Esto no quiere decir que ninguna especie animal del planeta pueda desarrollar un sentido individual de su vida, entendiendo como esto la existencia sin necesidad de un “grupo social” al cual pertenecer.

Esto nos limita hacia un grado de separación cerebral muy intenso, con respecto de las demás especies animales, y al mismo tiempo nos acerca a una organización social vista comúnmente en otro tipo de seres vivos, como los hongos, los virus y alguna que otra rareza o enfermedad en la naturaleza.

Los seres humanos, también, hemos ido cambiando nuestra forma de pensar según las tendencias de la época. Éstas tendencias marcan cambios en la sociedad, desde económicos, psicológicos y hasta fisiológicos.

¿Cuántas veces no nos hemos enojado al ver algún programa o anuncio en la TV mientras deducimos que nuestros tiempos de niñez mostraban publicidad más honesta y humana? Los niños de ahora ven la TV y ya casi no distinguen la programación habitual de los anuncios comerciales, en términos de atención, aunque a eso se nos haga raro e insensible.

Volviendo a lo de las especies animales.

La mayoría de las especies animales (si no es que todas) tienen un rol definido en el ecosistema, rol que va cambiando y adaptándose constante pero lentamente, dejando atrás sus viejas habilidades inútiles y adquiriendo unas nuevas para la supervivencia.

Esto poco se ha aplicado al ser humano, que en algún punto de su existencia perdió el camino, el rumbo a ser parte de su entorno y vivir de él, tanto como cuidarle y respetarle. El desarrolo mental de nuestra especie ha detonado un raro desorden de identidad, en el que el ser humano ha resultado un eslabón perdido entre lo que la naturaleza pretendía y lo que un chiripazo provocó…

——— fin de contexto.

Ahora, seamos claros.

Los pingüinos machos empollan al huevo durante toda la gestación del pingüinito en cuestión. La hembra, por su lado, sale y se pone a comer y engordar como loca para poder darle de comer al chamaco cuando nace, porque nacen con un chingo de hambre.

Las leonas salen y cazan caribúes o algún otro animal piernudo para llevar comida a la casa, mientras los leones se preocupan por expander su territorio y de cuidar que ningún intruso llegue y tome lo que tanto trabajo le ha costado (sus tierritas y su leonas, junto con las crías). Si el leon es muy chafa para cuidar lo suyo, otro llega y se lo chinga, lo corre y el nuevo mata a las crías, cosa que hace que las hembras entren en celo inmediatamente, para aparearse con su nuevo león, y seguir perpetrando la especie, aunque ahora con los genes del nuevo jefe.

Los cocodrilos entierran sus huevos en un lugar seguro y tibio para que sus críos nazcan seguros. Los cuida por un cierto tiempo, asegurándoles comida, mientras el cocodrilo macho simplemente sigue buscando con quien más aparearse.

¿Cuál es el comportamiento del ser humano?

¿Cuál es el comportamiento del hombre?

En realidad no hay un solo ser humano que se comporte exactamente como otro, y esto hace que cualquier plática sobre la diferencia entre hombres y mujeres sea tan escabrosa.

Primero que nada, México, por ser un país con tradiciones muy arraigadas, es un lugar donde los tabúes y la falta de información es pan de todos los días. Esto provoca mujeres desinformadas sobre cómo no embarazarse, sobre cómo no contagiarse de alguna enfermedad cabrona, sobre como decidir sobre lo que ella misma cree ser conveniente. Esto también provoca hombres que creen que el embarazo no es su culpa, que las enfermedades las portan solo las mujeres, que lo que él decida es lo que se tiene que hacer y se acabó.

Se que la mente cerrada de muchos hombres en el pasado (y aún en nuestros días) provoca que muchas mujeres crezcan y se muestren resentidas por cómo los hombres se desarrollan en sociedad tan libremente, al contrario de muchas mujeres, que tienen que limitar cosas como su lenguaje, sus relaciones sociales y hasta sus relaciones sentimentales con tal de encajar en el “estereotipo” de la mujer perfecta.

Esto de los estereotipos es una mamada. No hay una sola persona que cumpla con el mentado estereotipo, y quien tenga la osadía de acercarse un poco, tiene que conformarse con vivir una vida relativamente infeliz,

Hay un día de la madre, hay un día del padre, hay un día de la mujer, hay un día del compadre, hay un día del taco, un día de la familia, un día del abuelo, un día de lo que sea. No hay un día del hombre, y no veo ningún hombre quejándose, o quien sabe, puede haber alguno por ahí. Y seguro muchas mujeres en éste día puedieran decir “pues sí a mucha honra por todos los trabajos que nos ha costado luchar por nuestros derechos como mujeres”

Mi pregunta es, ¿No se supone que todos los humanos somos iguales? ¿No se supone que los hombres y mujeres debemos gozar de los mismos derechos ante la ley y la sociedad?

Todas las mujeres están de acuerdo. Pero hay ciertos detalles en los que debemos tener cuidado antes de hablar del tema, porque nunca ha sido parejo.

Me explico.

En algunos bancos, si eres mujer, te ofrecen una tarjeta de débito que puedes abrir con menos dinero, gozar de cuotas más bajas o más amplias y hasta un seguro médico. Hasta ahí de acuerdo, no hay problema. Cuando pregunté si había una opción así para un estudiante hombre o trabajador de bajo nivel como yo, me dieron puras negativas.

Esto me puso a pensar, pues no entendía realmente porqué es que mi cuñada podía gozar de mejores beneficios en un banco, si ella en ese momento no tenía trabajo, ni sueldo, estaba terminando sus estudios y dependía de mí para sobrevivir en esa gran ciudad; pero es mujer.

Es difícil que el gobierno y las instituciones tomen en cuenta todas las variantes que puede haber en cualquier situación legal y/o financiera, muchos menos las variables sociales. En ese momento, lo del banco, se me figuró algo así como pensar que a un estudiante en estados unidos, le pueden dar mejores beneficios por ser descendiente de afroamericanos, pero un güero simplemente se la pela. Esto no quiere decir que las minorías merezcan un trato escpecial, tampoco queire decir que las tengan que maltratar, o que si las maltrataron se les tenga que perdonar todo por los siglos de los siglos.

Todo tiene que pasar por un período de ajuste, pero de eso a dejar que el ajuste se convierta en un trato clasista (ya sea para bien o para mal) lo deja en el terreno de las injusticias, que tarde o temprano detonan otro tipo de comportamientos contrarios. El tratar de manera especial a los afroamericanos, a las mujeres, a los gays, a los minusválidos, no tiene porque ser motivo de discrepancias sobre quien tiene más derechos que los demás, pero sí un motivo o pretexto para considerar que las leyes no siempre se van a adaptar a todos, así como no todos van a ver de la misma forma cómo una persona se desarrolla en sociedad.

Opinar sobre los demás y sus derechos, es casi como decirle a cualquiera cómo debe vivir su vida, eso no está bien, pero si hay un día de la mujer, en la que la mujer recuerda que debe exigir los derechos de vivir una vida profesional y personal como se le de la gana, entonces no estamos siendo objetivos con respecto a los derechos, mucho menos con el trato que cada uno de los integrantes de la sociedad se merece.

Se que siempre va a haber hijos de puta que tomen ventaja de cualquier cosa, de la que sea, aunque seas minusválido, o pendejo, o simplemente distraído. Si ha habido gente que se aprovecha de las mujeres, no es sólo porque esas personas sean los provocadores de todo.

Si a una niña no le explican que por tener sexo con cualquier pendejo, se puede contagiar de alguna enfermedad rara, o embarazarse, entonces será culpa de sus padres por no explicarle, de ella por no investigarlo, y del hijito de la chingada que vino, la embarazó y se borró del mapa.

Si a un niño no le explican que por andar juntándose con esa bola de babosos marihuanos que pululan en el barrio, se lo pueden trepar a una patrulla y terminar en la cárcel, es culpa de sus papás por no advertirle, es culpa de él por andar haciéndole al chingón, y culpa de los pandilleros marihuanos que andan zonsacando gente para hacer pendejadas.

Los malos tratos a las mujeres son malos, también los malos tratos a los hombres. En general, la humanidad está en contra de sí, siempre nos quieren ver separados y peleándonos unos contra otros, total, les conviene que los intereses estén divididos, así compran más, así viven menos… así es más interesante vaya.

La mujer no tiene por que exigir sus derechos si ella misma no los hace valer. Hay hombres que son maltratados, golpeados, ninguneados, de la misma forma que muchas mujeres lo han sufrido a lo largo de los años. Ahora mismo hay muchos SERES HUMANOS siendo víctimas de la tortura psicológica de sus parejas, y ese es el tipo de chingaderas que hay que evitar, en las que hay que levantarse y exigir los derechos.

Si la mujer misma acepta que le traten mejor, por ser mujer, entonces ella misma está aceptando que es diferente y la igualdad social vale un carajo.

Pero, ¿qué crees?

Sí somos diferentes.

Los hombres contentos están sólo con un six, dos o tres amigos, y un buen partido en domingo. Un mañanero con su vieja dos veces por semana, y una salidita a caminar, o al cine o a cenar tacos. Los hombres quieren cosas así de sencillas, y respeto, poder.

Las mujeres son muchísimo más complicadas, pero básicamente quieren ser escuchadas, saber que su opinión cuenta, sentirse valiosas, imprescindibles, útiles, capaces y en algunos casos, independientes, realizarse como mujeres (lo que sea que eso signifique). Quieren respeto y a veces también poder.

Algunas mujeres simplemente han optado por crearse un rol, la gente les trata como ellas quieren, les respetan, les admiran, pero al final a algunas les gana el instinto de ser mamás y se convierten en madres solteras, que también son profesionistas, que también son varios etcéteras y se olvidan de ser buenas madres… o todo lo contrario: lo dejan todo por ser mamás.

Y a todo esto, ¿en donde queda el instinto de cazador del hombre y recolector de la mujer? Todavía somos reptiles, pero pareciera que tenemos que ir en contra de nuestra naturaleza real para ser humanos. El hombre ha cambiado el ir a cazar por ir a comprarse el nuevo dispositivo chingón del momento, aunque cueste un huevo y ya tenga otro parecido; la mujer ha cambiado el recolectar comida para hacerse de una colección de zapatos que nunca alcanza un límite, y después de un tiempo ya no sabe donde guardar.

Los hombres y mujeres nunca vamos a ser iguales, pero muchos de nosotros dejamos que los medios jueguen con nuestros géneros para hacernos cada vez más uniformes, más parecidos, más controlables; para que dejemos de confiar en nosotros mismos y nos dejemos en manos de los comercios manipuladores que te venden la idea de que no eres nada o nadie si no consumes sus carísimos productos.

Los hombres y mujeres nunca vamos a ser iguales porque nuestras necesidades son diferentes, porque pensamos diferente, porque actuamos diferente. Nuestras reacciones ante la vida toman otros caminos la mayor parte del tiempo, pero siempre coinciden cuando se habla de dos.

Los hombres y las mujeres nunca vamos a ser iguales, pero siempre se nos olvida que somos complemento uno del otro. Que podemos formar un buen equipo y que, de encontrar una buena pareja para nosotros, depende nuestra realización como seres humanos y la preservación de nuestra especie, que al final, es el objetivo que nos dictan nuestros genes.