La chota

Así le dicen acá a los policías, sobre todo a los que van y sacan borrachos de sus escondites llenos de humo de cigarros traviesos, o ya los andan persiguiendo por los barrios bravos pa pedirles su moche de dinero pa no hacerla de jamón o encaramarlos a la patrulla.
Estaba yo metido en mis asuntos, como todo mundo, estacionado a un lado de una de esas tiendas que usualmente venden bebidas alcohólicas hasta las 8 de la noche nada más, y después de eso solo se permiten vender litros de leche cortada, pastelillos dulces chatarra y papas fritas. En eso una pickup con torreta y pintada de negro se estacionó violentamente a mi lado, mirando hacia atrás.
Por la ventana se asomó un incipiente bigotudo moreno y cachetón. Con voz jovial me pregunta directamente

– ¿Dónde vive joven?
– En la Guadalupe –
– ¿Y qué anda haciendo tan lejos? –
– Acá nomás jefe, apenas dejando a mi mujer en el gimnasio–
– ¿Qué gimnasio? –
– Ese que está allá arriba–
– ¿Ese de allá?
– Sí–
– ¿Y porqué está usted estacionado en sentido contrario?
– Ay señor discúlpeme, no sabía que esto es sentido contrario. Mire que yo solo atiné a meter reversa y hacerme a un lado pues un tipo se estaba acomodando y opté por no estorbarle–
– Pues mire que es sentido contrario y no vaiga a ser que venga uno de los de vialidá y se lo lleve con la grúa–

Puse cara incómoda…

– ¿De dónde es usted joven?–
– De Michoacán– Dije procurando ser congruente con las placas del pequeño coche que traía.
– ¿Y qué anda haciendo tan lejos?–
– No le importa… – Pensé – Trabajando mi jefe– dije.
– ¿A que se dedica joven?-
– Pues trabajo en la empresa FULANA y estoy haciendo un proyecto…–

Abrió los ojos y sonriendo me dijo:
– ¡Ahhhhhh ya! entonces usted es arquitecto ¿No? de esos que andan en la obra esa de la plaza comercial ¿No?–
– Esteeee… sí… efectivamente–
– Oiga y como pa cuando la van a terminar, es que mire que ya mi mujer pues ya no quiere ir hasta Mérida y pues es bien caro porque el viaje pues en autobús y digo sí está muy bonito pero luego no hay dinero y pues ya teniendo laplazacomercial acá ya todo bienporque yavateneruno todoalamano…–

y así se fue hablando un rato…

– ¿… y para cuando la van a terminar?–
– Uuuuuy no sabría decirle mi jefe, ya ve como son esas cosas, que si el ingeniero ve por donde, que si llueve, que si se venden o rentan los locales, no nomás es de llegar y decir “ahí toi” y ahí ya estuvo… yo digo que como pa Abril del año que entra ya queda así 100% funcional, ¿Cómo la ve?–
– … pues sí le falta mucho – dice dudando un poco – bueno… andele dele vuelta al coche que no vaiga a ser que venga el de vialidá.

Arrancó la camionetota de policía estatal y se fue.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s