Diferente

A lo largo de mi vida me he topado con personajes interesantes.

Y no me refiero a los personajes que luego ve uno en la Televisión o el teatro o las revistas o los cómics. Me refiero a los seres de carne y hueso que simplemente, por el hecho de existir, hacen de este mundo un lugar muchísimo más interesante de vivir.

De niño veía como mi papá se saludaba con mucha naturalidad con un señor al que le faltaban dos dedos de la mano derecha. El señor, bonachón como pocos en ese pueblo lleno de gente amargada y maleada por la codicia, trabajaba en una carnicería la mitad del día, la otra mitad se dedicaba a vender fruta en un pequeño puesto cerca de la entrada al pueblo. Cuando no hacía ninguna de las dos, se la pasaba sentado en la plaza, en el billar, platicando con alguien en la calle o simplemente sentado en una banqueta cercana a alguna tienda tomándose una cerveza de esas de casco pequeño.

No imaginaba yo cómo es que alguien, con dos dedos de menos, pudiera hacer su vida como si no hubiera pasado nada como si no le hicieran falta. Cada que lo saludaba me acosaba ese sentimiento de impresión y extrañeza que a todos los niños curiosos ataca.

Mientras ese señor envejecía, iba ganando amigos entrañables (entre ellos mi papá), y dejando atrás amistades que sólo le acarreaba problemas.

En ese mismo pueblo también vivía un extraño ser de corta estatura, caminar encorvado, cara joven, pies y manos chuecos y una mirada de ojo entrecerrado que me hacía adivinar poderes mentales que habrían alguna vez de hacerme tropezar con mis propios pies y romperme los dientes.

Éste individuo, un pequeño y deforme hombre, tuvo la desgracia de ser la burla de mucha gente, pero al mismo tiempo, con el paso de los años, se iría haciendo de buenos amigos con los que platicaba de forma tan natural, que rápido olvidaban que medía apenas un metro de estatura, y eso sólo cuando hacía el esfuerzo por estirarse lo más posible, que generalmente me tocaba verlo cuando se formaba en la fila de las tortillas para tocarle el hombro a alguien que entró a cortar la fila frente a él, tratando de aprovecharse.

Un día, empezó a andar en una bicicleta que le regalaron entre sus amigos y un familiar. Ya no se le veía arrastrando uno de sus torcidos pies, ni recargándose en la pared para compensar la curvatura de su espalda. Desde entonces se dejaba ver su silueta, sobre la bicicleta, bajando desde la loma a toda velocidad, con una sonrisa en los labios, saludando a todo mundo, viendo a todos a la velocidad, a la altura.

Pequeño pueblo. Lleno de personajes, entre ellos mi apá Chava, hermano de mi ahora difunta abuela, nunca se enseñó a hablar bien. Yo nunca entendí una sola palabra de lo que decía, pues SI y NO eran dos palabras que siempre decía con exactamente la misma actitud y una horrible dicción, no se diga cualquier otra cosa que llegase a pronunciar. Aún así, se procuraba largas charlas con su paciente compadre que, creo yo, solo le entendía porque hablaba casi igual y porque no tenía con quien mas platicar. Atendía la tienda que le dejó Don Saturnino, su papá, cuando se mató en una avioneta junto a su hija. Es curioso ver cómo su hermano el menor tiene una impresionante dicción, con quien se entiende a la perfección incluso hablando por teléfono..

Todos somos diferentes. Si no nos hace falta un dedo, tal vez nos falta un poco de dignidad, o de amor propio, o nos sobra un dedo en el pie, o una oreja en la espalda, o un colmillo en el paladar (como alguna ves tuvo mi abuela materna)…

La genialidad del ser, es que lo que se es, es lo único que existe de ese ser; aunque ni siquiera se sea lo que se quiere ser, aunque se crea ser lo que no se es, aunque se sea con faltas, nadie más es así… Para qué querer ser otra cosa?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s