Sueño

Que rico soñar sin tapujos, barreras, angustias. Volar sin fronteras, bañarse con agua cristalina, abrazarnos desnudos, correr sin pesadez…

Tu delgado cuerpo se descubre ante mí sin problemas, está al pendiente y necesitado de la tibieza del mío. Es tan natural y tan normal que me libera… me desconcentra de la vida y del mundo. Sólo estamos los dos y una regadera…

Corro y busco algo y regreso pronto, tú sigues ahí, mis pies no se detienen hasta llegar a ti.

Hay una cosa genial en mis sueños… ya ninguno tiene aspectos negativos considerables. No pasa nada malo, solo cosas que pasan, solo circunstancias, que en el sueño mismo me procuro salvar. Cuando por fin tengo la ocurrencia de colocarte en mis sueños, desnuda, frente a mí, no puedo más que hacer de todo para disfrutarlo.

En ésta ocasión preferí sentir tu piel, tus brazos, tus caderas. Me fue suficiente… fue lo que quisiste darme y lo recibí con gusto.

Ya veremos hasta donde llegamos la próxima vez que te hagas presente en mi inconsciente…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s