Nublado con posibilidades de chubasco

… pero no contaba con que aún estando aquí encerrado podría ser molestado.

Me duele la espalda… Puedo sentir los nudos en ella que no me dejan levantarme y andar como debería… Como quisiera.

Mis manís y dedos cada ves se truenan más por la ansiedad, esa ansiedad que me dice “sal de ahí… Escápate!”, pero no. Solo me debilito más las manos y poco ayuda seguir con esto.

El colchón de mi casa, el que alguna vez disfruté cuando nuevo, durmiendo en diagonal para poder caber, ahora tiene un hueco enorme donde solo quepo yo… Cerca de la orilla izquierda, lejos del centro, donde paso mis noches en un nudo de ansiedad, melancolía y tristeza. Donde devano mis neuronas tratando de descifrar la clase de ciclo que llevo repitiendo estos tres años de decadencia.

Volteo a verla con la esperanza de encontrarla dormida, de escuchar su respiración agitada por soñar siempre pesadillas, de percibir su leve ronquido cuando está agotada; siempre con la esperanza de, al verle así, tener las ganas y las fuerzas de levantarme y largarme quien sabe a donde; siempre con las ganas de no ser molestado por las costumbres con las que fui criado, con las ganas de dormir algún día tranquilo y sin sorpresas de madrugada por las pesadillas, como con los niños pequeños que no creen que debajo de la cama solo se acumula pelusa.

Empezó como algo hermoso y adictivo. Ahora es en infierno mismo. Todos los aspectos de mi vida ( hasta cagar ) están condicionados… Todos. Hasta mis amistades, que dicho sea de paso, han sido más duraderas que cualquier relación de pareja que haya tenido.

Y aquí me tiene. Cagando. Con la falsa idea que ando malo de la panza para al menos tener quince minutos fuera de ella, sin ser molestado, sin que me estén jodiendo con historias de gente que ni conozco o que ni me cae bien porque ni me trata bien.

Y bien me lo dijeron mis amigos y mi madre: “… Lo que ahorita parece un sueño, no tardará en ser una pesadilla. Nadie debería cambiar su forma de ser por su pareja, no de esa forma, no en esa magnitud…” y tenían razón.

Estoy muy cansado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s