Pinche navidad

Las navidades son muy cursis, los fines de año deprimentes.

Está cabrón que siempre cada fin de año me la paso de la chingada, o estresado o deprimido o que se yo. Como que eso de ir salir de compras y hacer las cosas que todo mundo hace, sabiendo que la cuesta de enero va a estar bien cabrona cada vez, como que me pone el culo tenso.

Por otro lado, ya desde tiempos memorables he tenido el infortunio de participar en muchos intercambios de regalos, desde la primaria vaya, y siempre me regalan puras pendejadas.

Por ejemplo, en cuarto de primaria me tocó regalarle a la maestra. No mames! A qué pinche alumno de primaria le toca regalarle a la maestra en un intercambio? Chaale, no puedo aplicar la broma esa de hacerle un regalo chiquito en una cajota, o ponerle un chingo de basuritas para que encuentre al final una paleta o un chicle. Tampoco puedes decirle algo así como “para mi querida maestra que tanto quiero”, porque ni siquiera lo habrías de hacer de corazón. Así que mi mamá me llevó a comprarle un monedero (¬¬) así bien cuco y pos ya.

Al que le tocó regalarme no fué, y tampoco a una chica a quien el wey que más odiaba en el salón le tocaba regalarle. Así que la maestra muy ingeniosamente, y pasándose a mis dos compañeritos por el arco de su peludo triunfo, le dijo al cabrón aquel que me regalara lo que le iba a regalar a mi compañerita. Así que me la aplicó:

En una caja enorme de pañales aventó sobras de madera y papeles varios, donde sumergió vaios paquetines de galletas, unos chicles y uno que otro dulce de tamarindo. Pues si, ya si no iba a poner eso pues su papá tenía tienda de abarrotes; así que tuve que tragarme esas galletas todas aguadas casi cáducas y de paso convidarle a todos los gorrones. Chale, y encima me toca regalarle a la maestra y darle su abrazo y olerle sus zobacos azufrosos mientras me abrazaba y me zarandeaba porque le había hecho un regalo todo bonito y así.

Ahh como extrañaba yo a mi maestra Alejandra. Cuando me dió clase ella era todo un cromo: piernona, poco pechugona, bien maquillada y con los dedos finos y bonitos. Le olía rico la boca y pos yo decía “que chula es Puebla”.

En fin. En la secundaria, un día mi mamá me dijo que le comprara un perfume a una mona a la que yo le gustaba. Pa joderla le compré un antitranspirante de roll on y se lo dí un rato que me la topé en los pasillos (jajajaja no mames que pendejo) y pos chale; ya en el intercambio el karma me la regresó. No fue el wey que se suponñia me iba a hacer un regalo y pos me tuve que aguantar el pinche coraje de ver a todos abriendo sus regalitos que iban desde cassetes del grupo sensación del momento hasta playeras o cosas por el estilo.

En la prepa siempre me fue de la chingada, nadie me quería y la neta no creo que nada me haya regalado nada nunca, a excepción de aquella vez que me vieron jugando rudo con mi compadre Mariano y entre tres se me dejaron ir encima para someterme y defender al flaquito de Mariano de mis garras purulentas y llevadotas, cuando en realidad el muy cabrón estaba muchísimo más fuerte de lo que parecía, pero sus lentesotes enormes y sus colmillos de draculín despistaban bien cabrón.

Total… pa acabar pronto, ya van varios años seguidos desde hace ya un tiempo que más bien los mejores regalos que recibo han sido cosas que me compro yo mismo. Aunque algo chingón fué el año pasado cuando mi mamá me regaló uno de las cosas más chingonas que me han regalado en la vida:

No mames al fin una guitarra buena! jojojo pero esa me la regaló en mi cumpleaños…

Ya después yo mismo me regalé otra más chida, pero no manches esa que me regaló mi mamá es la guitarra más chula que he tenido.

Hace poco participé en un intercambio, pero la designación de los regalos y los regaladores la hicieron cuando me enfermé de Influenza y valió madres todo. Me tocó regalarle al brazo derecho del socio chingón que pone el billete en la empresa donde trabajo, y puuuuta no mames que difícil es pensar un regalo para alguien que ni conoces. Luego a alguien que ni conozco físicamente (porque está en la sucursal de otra ciudad) le tocó regalarme, me mandó preguntar qué sería un buen regalo para mí y se me ocurrió contestar “pos música estaría chingón, me gusta el blues y el jazz un chingo…” y con eso pensé que estaba cubierto… pero nel.

Está bien que todo sea buenos propósitos y regalos encomiables más que nada por la intención que llevan, pero no mames si le regalas algo a alguien que no le va a servir de nada, ni siquiera para verlo y decir ” a que bonito eso que no sirve de nada pero está bonito”, pues entonces no está chido.

Y entonces… llegó la fecha del intercambio… todos ansiosos y esperando ya empezar los festejos para recibir sus respectivos regalos.

Todos parados, recibiendo regalos y abrazos y sonriendo, yo tomando fotos y todos preguntándome cuál había sido mi regalo… pero nel. Nunca llegó mi “amigo secreto”.

Aahh porque también era de “amigo secreto” que también se trataba de dejar regalitos y recados y cosillas así como chidas… pero nel.

Y entonces acabó la fiesta, unos botando sus balones nuevos, otro desempacando su grabadora que soporta ipod, otros colocando sus nuevas figurillas de superhéroes sobre el escritorio, y cosas así.

Una semana y media después llegó un paquete por correo, adentro traía un cd, que ya venía con muy mal karma y emocinoado, preocupado, angustiado y medio cagado de miedo, abrí el paquete ese para sacar éste cd:

¬¬

Está cagado… no vuelvo a decir que me regalen música jazz— cada quien tiene su concepto sobre los estilos musicales así que no me puedo encabronar… además creo que algo le pasó al chavo que no pudo venir acá a las oficinas principales ni mandar con alguien su regalo… pero chale… ya son muchos años… creo que nunca más voy a entrar a un pinche intercambio… siempre algo malo le pasa a los que me van a regalar, o como el año pasado que simplemente el wey se fue de vacaciones o se le olvidó ir a comprarlo y me regaló una navajita miniatura un mes después.

Pa joderla ya ni tengo varo y no ando muy bien de la panza… así que el viaje que tenía planeado como quiera valió madre…

Pinche navidad no mames…

Anuncios

6 comentarios en “Pinche navidad

  1. a mi siempre me regalan chocolates y siempre es horrible porque SIEMPRE estoy a dieta… y nunca funciona!! asi que me los trago
    (ahora entiendo por que sigo siendo gorda)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s