Mueve montañas…

Otra vez, despertado por los constantes cánticos religiosos de los vecinos desmadrosos (vivo justo a un lado de un templo cristiano, escuela y canchas de soccer, todo en uno), es que me pongo a pensar qué chignados es la fe.

No la fe esa que dicen que “creer en diox aunque no tenga religión”, porque pos eso como quiera. Pero me refiero a las manifestaciones de los individuos para dar “fe” de la magnitud de su fe. Me explico.

Un amigo (que en paz descanse) era compadre de mi papá (que en paz descanse). Mi amigo, Aurelio se llamaba, dividía su vida entre el trabajo, la familia y la iglesia. Daba cursos de alfabetización, iba y arreglaba la iglesia para algún evento, les armaba la instalación eléctrica para la kermesse, tomaba cursos sobre la biblia algunas noches a la semana, a pesar de su exigente trabajo de jefe se soporte y distribución de una empresa de computadoras de bajo costo. Por otro lado, iba y venía todos los días para estar con sus hijos, aunque era de la filosofía de “los hijos que diox nos de” porque así lo dice la iglesia, por lo que a los tres años de casado ya tenía dos niños y una niña. Era todo un soldado de la fe, su mujer lo seguía (a veces más a huevo que de ganas) a todos lados, cargando con pañaleras y biberones y niñitos juguetones y para nada llorones.

Eso sí me admiraba, tener tanta energía para hacer todo eso, y aún así educar a sus hijos de modo que fueran autosuficientes (digo, a un nivel prudente) y si se caían o golpeaban levemente, se ayudaran entre ellos mismos o simplemente se levantaran a sacudirse sus pantaloncitos y seguir jugando. Me encantaba ir a su casa a molestar sobre computadoras y de paso recibir una invitación a comer tacos de huevo con chorizo.

Aurelio murió de una enfermedad horrible y rápida: Leucemia. No creo que no haya tenido defectos en su personalidad, pero de verdad era toda una persona ejemplar que no dejaba dudas de la intensidad con que vivía. Su fe, a pesar de ser muy religioso y asistir todos los domingos a la iglesia, los martes y jueves a las pláticas y ayudar con lo que se pueda, era por demás pura, a mi modo de ver, pues también se preocupaba por enseñarle cosas útiles a sus hijos, ayudarle a su esposa en lo que pudiera, y ponerle empeño a mejorar su trabajo, a pesar de tener muy pocos estudios.

Nunca lo vi haciendo una “manda” o “penitencia” por favores recibidos por algún santo o chingaderas de esas. Nunca.

Y aquí viene mi duda. Mucha gente promete pendejadas como “si me ayudas en esa dioxito, te juro que me voy de rodillas a visitar a la Virgencita de Guadalupe”, o mamadas como “si me cumples esta te prometo que te iré a poner una vela diaria durante un año, pase lo que pase”, “si lo curas me voy caminando desde tal lugar hasta tal lugar a visitar el cristo fulano”.

Pero yo me pregunto ¿De verdad les sirve de algo irse de rodillas hasta el templo a ver a la virgencita? Porque no mames, alcancé a ver a mi abuela irse de rodillas desde la casa hasta el templo, que está como a trescientos metros, y la neta las rodillas de una anciana de setenta y tantos años no acaba muy bien de sus rodillas después de tal esfuerzo.

Mi papá prometió llevarle flores a la virgen y caminar de rodillas hasta el templo que le dedican (en la ciudad de México) si lo curaba de la espalda aquella vez que estuvo a punto de quedarse parapléjico y tuvo que aprender a hacer todo de nuevo, caminar, sentarse, etc. Se que el que lo curó realmente fue el traumatólogo que lo atendió, el infectólogo que lo ayudó, el internista que los asistió y la enfermera que les llevo un juguito y un pan a media cirugía. Tambien se que con la ayuda de diox la mano del doctor no tembló y la anestesia no hizo estragos y la rara infección en la espalda no se propagó hacia otros organos, pero creo que le restan mucho mérito al esfuerzo de los doctores, que sus años de chingarse han tenido, como para decir que fue una obra de diox. Se que diox tiene mucho que ver, pero para alguien que justo se acaba de recuperar de una cirugía mayor en la espalda, irse de rodillas a ver a la virgen de Guadalupe se me hace una mamada.

Por otro lado, están los que no pueden imaginarse otra cosa por hacer más que, en sentido figurado, darse latigazos en la espalda para agradecer los favores recibidos. Creo que todo este rollo es todavía más morboso de escribir, porque hay tipos que realmente lo hacen; se latiguean con cuerdas gruesas con clavos amarrados en la punta. Y lo hacen para demostrar su fe.

captura 4

Bien podrían enseñar a alguien a leer, ayudar a un albergue de perritos sin hogar, colectar las monedas de baja denominación que hay tiradas por la casa y donarlas (envueltas en un billete de alta denominación) a una casa horas para niños huérfanos, escuchar a los ex drogadictos que te venden burritos o cualquier cosa con tal de no caer en el vicio otra vez, aprender a tocar un instrumento, leer un libro y hacerle una reseña realista, salir a caminar y crear lazos familiares más fuertes con tus hijos, primos, padres, limpiar la casa y donar los juguetes viejos que aún sirvan, inventar un modo para reciclar las cajas de cartón o las bolsas de plástico que se están acumulando debajo de las escaleras, no se… hacer algo útil para la comunidad.

Si he sido bendecido con la fortuna de seguir vivo y haberme curado de mi enfermedad, creo que lo que diox menos quiere es que me vaya de rodillas a la iglesia todos los días a las 5 de la mañana cuando todavía hace frío. ¿No se puede uno permitir disfrutar de lo que hemos recibido sin preocuparnos por regresarle a diox algo a cambio? ¿Qué no se supone que diox, en su calidad de ser supremo, hace o permite las cosas simplemente porque se le da en gana?

Se me hace curioso como muchos dicen”si diox quiere” cuando platican sus planes. Si se te hace, dices el consabido “gracias a diox” (si es que te acuerdas) pero si no se te hace, muchos se hacen pendejos y ya ni dicen nada, otros más dicen algo así como “es la voluntad de diox”, pero si no era la voluntad de diox desde un principio, entonces ¿Cual es el problema?

Si las cosas que no se nos cumplen son voluntad de diox, ¿Será que esos fines de semana que no estudiaste para el examen o preparaste tu coche para un viaje no significan nada y no influyen en la decisión de diox sobre si ayudarte a pasar o no el examen?

A mi modo de ver las cosas, cada quien tiene las cosas por las que se a esforzado por obtener, y si tiene alguna forma de agradecer, podría ser dando algo a la comunidad, a tu familia, a tus amigos, a los que pueden aprender algo de tí. Puedes llegar a sentirte útil de muchas formas, incluso sacar más provecho de tu ventajosa situación por la que te sientes agradecido.

La mamá de algún asesino no tendría cara para pedir favores religiosos para su hijo, pero aún así hasta puede llegar a rezar para que le concedan el favor de “no ver a su hijo en la carcel”, que es incluso más deshonroso que saber que su hijo es asesino. Si, ese es el tema de uno de mis próximos post. Pero bueno, volvamos al punto.

Las iglesias enseñan algo a sus discípulos, lo hacen de forma guiada a través del sermón, prácticas comunales y estudios múltiples de la biblia, en sus muchas interpetaciones. Las iglesias no pagan impuestos y a veces no pagan servicios, o los pagan con descuento. Los mismos feligreses aportan de su dinero y muchas veces de su esfuerzo laboral, para levantar un templo, que muchas veces sirve como foro para prácticas menos complejas como clases de regularización para niños de primaria, clases de catecismo, venta de comidas y hasta juegos mecánicos ( lo que sea con tal de recaudar dinero para la iglesia ), bueno, aunque sea solo por la venta de comida. Yo mismo estuve en un coro de iglesia, tocando la guitarra y cantando. Todos los fines de semana estaba ahi con mis amigos del barrio, esperando la hora para cantar en la misa.

Pero al final nunca recibí nada a cambio. Y no me refiero a la limpieza de conciencia, ni a la falta de culpa, ni a la definición de mi identidad religiosa, vaya, ni siquiera una charla serena, inteligente e interesante con algún cura, padre o religioso.

Y me tocó ver a muchas señoras que lo único que tienen por hacer, después de su jubilación o enviudez, es ir a la iglesia y darle todo lo que tiene: los pocos años que le quedan de vida, el poco dinero que le llega. Acá en el norte de México está bien cabrona una campaña de la iglesia católica (con carteles en parabúses iluminados y varios espectaculares) donde dice que diox es la salvación, y que el diezmo es su ofrenda.

¿Neta neta se la creen así de obvia? ¿No se supone que el diezmo es ya casi casi hasta ilegal? En la iglesia donde yo iba a cantar llegana un cura en un coche del año, la versión equipada de ese coche que no cuesta menos de 200 mil pesos (unos 16 mil dólares), y era de él. De donde sacaba dinero para ese tipo de lujos (porque tenía varios  lujos) no lo se, pero no creo que las misioneras que le ayudaban hubieran podido siquiera tener para comprarse una bicicleta.

Se que la gente siente bonito estar en su iglesia, y cantar y alabar a diox como ellos saben. Pero la neta cosas molestas como conciertos que duran horas y horas desde la mañana (como acá a un lado todos los viernes, sabados y domingos desde las 8 de la mañana), individuos castigándose a sí mismos para agradecer los beneficios recibidos, viejitas sin saber que hacer con su vida más que estar en la iglesia porque eso fue lo único que se preocuparon sus padres en enseñarle, padres presionados por cumplir con sus deberes religiosos mientras sus hijos los esperan impacientes en casa para contarles su día en el kinder, familias bien pinche numerosas porque “son los hijos que diox les da” pero la iglesia no les ayuda a mantenerlos en la escuela o bien comidos, drogadictos recién rehabilitados que piensan que esa fue su única opción y que el poder de diox es el único que los podrá salvar, sin saber que su voluntad para darse cuenta que necesitaban ayuda fue lo único que les ayudó a salir del pozo, fiestas nacionales perdidas o evitadas porque “es adorar a una imagen pagana”, cuando lo que importa en esos días es estar en familia y descansar.

Aquí un cartón del Monero Hernández

captura 5

¿De verdad está muy cabrón darse cuenta? ¿De verdad tienes que sufrir física, psicológicamente y socialmente por tener tal o cual religión? ¿De verdad tengo que sufrir el ser un inadaptado porque no tengo religión y hablo con diox a mi manera?

Chale…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s