My Iron Lung (post musical)

Era un día de la década de los noventa cuando por primera vez tuve algo de dinero para ir a comprarme un bonito regalo de cumpleaños y no quería desperdiciarlo en tonterías como los años anteriores. Ya había ahorrado antes para comprarle un disco de Maná a una niña que me gustaba y me había gastado mucho del dinero que tenía destinado para comprar discos, pero aún contaba con suficientes pesos para hacerme de un regalo decente y no quería desaprovechar la oportunidad.

Así que empecé a pensar sobre algo que nunca me compraría, en un lugar donde nunca compraría, acompañado de alguien con quien nunca iría. Esa era la primera parte de mi plan. La segunda era no ir en mi cumpleaños, pero eso era solamente porque caía entre semana, aunque tendría que desafanarme de la casa a como diera lugar y salir sin ser notado y verme con quien haya quedado para ir a comprarme un regalo.

Y así le hice, quedé de verme con una amiga y nos fuimos al Sanborns (que esta al otro lado de la ciudad) y nos pusimos a bobear desde que entramos.

Vi cochecitos a escala, revistas chingonas, libros (en ese entonces yo les hacía ¡Puaj! a todo que no fuera José Rubén Romero o Juan Rulfo) y algo de accesorios, hasta que llegamos a la zona de los CDs.

Ahí fué donde me clavé un rato, ojeando, revisando, leyendo el nombre de las rolas.

Y así estuve como hora y media. De allá pa acá, haciendome wey sin siquiera haber ya definido algunas opciones. Mi amiga ya claramente enfadada de ver varias veces lo mimo y lo mismo, me empezó a presionar… y así durante un rato. Hasta que me empezó a valer madres todo y más bien lo que quería era llegar a casa a descansar y cobijarme todo lo que restaba del sábado porque estaba haciendo friyecito.

Y entonces hice hacia adelante todo el masacote de CDs y tomé el de hasta atrás. Era una caja delgadita y como título tenía My Iron Lung, y con letras pequeñas decía RADIOHEAD. El nombre de las rolas no me dijo absolutamente nada, pero me sorprendió que estuviera en ochenta pesos y que solo tuviera unas cinco rolas (más un track acústico extra que luego descubrí), así que no me rajé, lo paqué y nos fuimos ya cansados cada quien a sus respectivas casas. Era el sencillo de la rola My Iron Lung.

Cuando llegué y lo puse en el estéreo, ni siquiera me sorprendí cuando escuché las primeras notas, pero poco a poco me fui clavando en los acordes y en la voz (pues no entendía la letra) y en los arreglos de guitarra y en los cambios armónicos y de ritmo y en cómo se me erizaban los vellitos de los brazos y el oído se agudizaba y las manos empezaban a golpear cualquier mueble que pudiera simular un remedo de batería y …

…muchos años después, habiendo comprado algunos boletos para mí y mis acompañantes me encontraba ahí, frente a ellos, coreando esa misma canción que me hizo erizar los cabellos, un poco descafeinada por la multitud gritona como yo y un vientecillo que no dejaba escuchar tan claros los acordes como los audífonos de mi primer discman donde escuché después ese CD.

Y no, no conocí a Radiohead por Creep, como muchos podrían suponer. Primero conocí a Garbage por Push It y Special, a Nirvana con In Bloom y así con varias bandas… no se porque en algunas ocasiones me gustan más las rolas que no salen como sencillos… pero en fin.

Acá otra rola de ellos para su deleite auditivo:

Abrazos !

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s