Primera vez…

Hoy desperté y miré a mi alrededor. Casi todo estaba  donde lo había dejado la noche anterior. Mi perrita no estaba dando lata y me miraba inquieta esperando que le sirva su primer plato de croquetas del día. Me levanté con cuidado y caminé hacia el pasillo. No había basura regada por todo el patio, entonces felicité a Panchita por ser tan buena niña y olvidar que la basura es juguete para ella. Serví un plato copeteado de croquetas y otro de agua y regresé a mi cuarto. Me arreglé y salí temprano de la casa. Compré una medicina, un bote de agua, un sandwish de atún y un jugo de papaya con naranja y llegué a la oficina. Y heme aquí.

Lo único que ha cambiado es el hecho de no saber si llegaré al día de mañana. Ahora tengo la incertidumbre que me da el estar seguro que algo malo está pasando ahí dentro, en mi pecho, todos los días, todo el tiempo, cada segundo. Algo lo provoca, de eso estoy seguro, pero mientras no sepa qué es, no sabré el nombre de mi enemigo. Posiblemente se llama “sobrepeso”, o “sedentarismo”… lo que sí se, es que no es nada bueno sentir la mano de la huesuda rozándome el hombro cada que respiro.

No coman chingaderas… por lo que más quieran…

Anuncios

Un comentario en “Primera vez…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s