Vida…

… hastío… lágrimas, un chaparro sentimiento de vacío, pocas caricias y sí mucho viento.

De esos días que amanece y no es de los mejores.

Y entonces llego, molido hasta los huesos, adolorido de todo el cuerpo y adormecido del cerebro. Mi alma es una piltrafa arrastrando de mis pantalones, mi mirada se pierde en el infinito imaginar de sábanas y una almohada… aunque todo dependa de esas pequeñeces de 500mg para poder convencer a mi derruído cuerpo que ya es hora de dormir…

El óxido se acumula en mis rodillas, los virus de computadora en mis neuronas, y los rayos catódicos en mis ojos. El tiempo pasa y la vida se va, se desvanece pedazo a pedazo con ese pesado madero que cargamos… el orgullo, el honor, la honestidad… se van esparciendo sobre el suelo mientras vamos caminando al tiempo que los ultrajamos a la menor provocación… y el viento sigue alejándolos de nosotros.

El amor, ¿de verdad crees que existe el amor?… no se, ya no se, es tan sencillo y a la vez tan difícil… sé que he perdido gente, amigos, familia, amores… y duele… duele mucho.

Hoy pensé en papá. Aún no se borran todos los detalles que guardo de él. Pero el tiempo me da miedo. No quiero olvidarlo para toda la vida, no quiero olvidar lo que se sentía que me abrazara por convicción y no por compromiso. Quiero fugarme de todas partes y llegar a la nada y mirar sus ojos, sentir sus manos curtidas, venosas y morenas sobre las mías. Pienso que percibiré su olor cuando entre al que fué su cuarto. Quisiera un día tropezarme con sus huaraches en la sala. Podría incluso pretender queme gusta comer helado y acompañarlo a la paletería de la esquina, simplemente para estar con él. Lo extraño tanto… lo extrañamos tanto…

Hoy… al llegar ví su foto, ahí donde estamos los cuatro, completos, angustiados, broncudos, volteados patas arriba, enemigos… pero completos… donde las cosas fluían cada vez mejor y los besos se repartían cada vez con menos avaricia…

Hoy viajé y me hizo falta… no hubo quien me contara bien una anécdota graciosa… y empecé a repetir las que él contaba… tampoco hubo quien supiera exactamente por donde ir y tampoco quien dijera la racion diaria de groserías o chistes malos de pericos.

Hoy… después de ver la foto, sentí una casa vacía… no se escuchaban voces en el cuarto, ni la TV prendida, ni sus baños nocturnos ni el olor de sus quesadillas con chorizo que a veces cenaba.

Y heme aquí… escribiendo sobre él otra vez… es lo que me ha detenido de tomar la computadora para escribir, pues él sale a colación cada vez… todo el tiempo. Los borradores se han ido acumulando aquí en mi ordenador, y la verdad no se que hacer con ellos. Aún no lo se.

No se como terminar este texto, de verdad. Estoy seco amigos… me han leído durante ya casi un año. Espero poder encontrar motivación para seguir escribiendo muchs historias más… pero mi la historia de mi padre y mía aún no termina… no puedo seguir así.

——————-

*No puedo, de verdad no puedo… me cuesta mucho trabajo seguir… no es algo que haya tenido planeado o previsto… no se si pueda dar el ancho*

Y el viejo al escuchar esto se recargó en su hamaca y miró hacia las tejas del techo… empezó a hablar y no me dejó pronunciar palabra alguna que aclarara que me estaba diciendo respuestas a preguntas que no había hecho.

Entonces fué cuando descubrí muchas historias ocultas para mí… no sobre mi padre… conozco lo suficiente de él. Pero el viejo… traicionó lo que sentía por él, la admiración que presumía tener por él, la entereza que se le ve en la cara… pero ahora descubrí que la vileza, la desconfianza y el machismo invdieron su menuda persona… acumulándose en sus ojos, en sus rodillas y en la mirada que ahora le debe su nieto cuando ahora se refiere a él como “el viejo”… sus palabras lo tiraron a la tumba mucho antes de su muerte, pero ahora el peso de esa muerte no irá sobre mis hombros… no le debo nada, pues lo que le debía me lo ha arrebatado diciéndome la verdad sobre sí mismo.

Le faltó valentía, le faltó poesía, le faltó honor y le sobró desconfianza… le faltó cariño de verdad… al menos el mío ya no lo tendrá por mucho tiempo… que lo perdone él… y ella, que allá arriba me cuidan y que siempre cuidaron al viejo hasta que él no pudiera vivir sin ellos… eso, no puede vivir sin ellos. No vive… sobrevive… pero no gracias a él mismo… en fin.

Anuncios

Un comentario en “Vida…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s