Caricias de papel…

Las coloridas caricias de unas delgadas manos sobre mi rostro, el frágil saludo de un amigo a quien no se le ha visto desde hace muchos años, las arrugas que se van acumulando a un lado de nuestros ojos, los abrazos a un desconocido que puede ser nuestro amor de vida, el amor, las ranas en la noche húmeda y calurosa al lado del río, el sonar de un acordeón en la noche vacía, una jornada de amar que dura lo que dura la luna nueva…

Las incontables e indescifrables (o tal vez no) arrugas de nuestras manos, una mirada de querencia, unos ojos profundos y bellos que dejan ver una alma profunda y bella… quince mil cabellos con quince mil terminales nerviosas, el pasar del tiempo, el tiempo que nunca acaba, que no se mide, que no se coge, que no se atrapa, pero nos angustia más que las cosas realmente tangibles de la vida.

Una hoja de maguey, la cáscara de un árbol joven, un beso en el cuello y cada vez más abajo, música antigua, música de la que sea, vaivén de jadeos, olas de miradas, alientos entrecortados y dejados ir de la mano de un buen vals…

Todo eso… y tú, son más que suficientes para hacer de este momento algo tan…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s