A que rico sueño…

… a oscuras, en un cuarto desconocido y con música de Billie Holiday… así transcurrió nuestro intercambio de abrazos, caricias, jadeos, miradas perdidas en la oscuridad y un sencillo sentido de la orientación para encontrar tu boca en medio de la nada… para encontrar tus manos perdidas en mi espalda y entre mi cabellera…

Diantres… la noche era infinita y el tiempo se detenía con cada suspiro… los ruidos de afuera no existían y el frío se había ido por completo… era la noche perfecta con una película de la que ya se sabe el final, un frío desolador, y una cadera que se deja abrazar a la luz de una luna que no está… entonces, cuando pensaba que el tiempo se detenía… empezó a caminar, a correr fuera del cuarto… para terminar agitado y modorro, abrazando mi almohada en una fría mañana de diciembre, en mi recámara, solo, pero feliz de verte…

Te extraño…

lampara.jpg

Anuncios