de changos rasurados… y centavos escurridizos…

El otro día, que puede significar hace diez años o ayer, me encontraba meditando sobre si los frijoles de los burritos que venden en el Seven Eleven es de verdad frijol o puré de papel periódico con estracto de cartón corrugado (que quieren que diga si a eso sabe), cuando me encontré a una señora que, a un lado de la entrada trasera del Sanborns que está acá a la vuelta, le leía la mano a un wey al que acompañaba su vieja (o al menos eso parecía). La seño acá con el claro aspecto de ser una seño de esas que te leen la mano, los naipes, el café, la bajara, el tarot los vellos de la nuca y hasta la marcas de desgaste de tus tenis, vestida con una falda acá bien jipi y una bufanda y ps no me acuerdo lo demás…

Ps total, seguí caminando y más adelante un ñor flaco flaco barbón, ojeroso y oloroso a sope guardado, pero cabrón; más adelante  un grupo de weyes darks aplastadotes en el suelo echando la huevonada bien a gusto, pero aguuust, no chingaderas, unas parejitas de darketos echando chispas de pasión en plena pasadera de gente, y pos chido no? Se antoja tirar la hueva, no bañarse y demás delicias (no me digan que nunca le han tenido miedo al agua). Pero todo hubiera estado acá chido con esos compas si no fuera por el vato ese que se me atraviesa así como así (saliendo de los videojuegos que están arriba de la librería) pa pedirme que le prestara cinco varos que porque quería echarle pa que no se le fuera el “continue”…

Grave error, osea, chale! Pides dinero si te quedaste sin feria (morralla, cambio, suelto) pal camión, o cuando de plano la vida te ha tratado acorde a tus errores, pero por un videojuego!?  no mames!  Ps total, puse ojos de huevo tibio, hice de tripas corazón y le dije en el más sarcastico tono que tengo (chingada educación que no me deja decirle pendejadas a desconocidos por miedo a un chingao navajazo o escupitajo) que no tenía cambio (al tiempo que golpeaba el bonche de monedas que traía en la bolsa) y le decía que ahí pa lotra mi chavo… jajajajaja

Iba todavía riéndome de mis mafufadas cuando un wey vestido de traje y con portafolio me dice “oye we, no traes cinco varos que me facilites?” y ya iba a sacar mi pistola invisible cuando me dijo “es que no traigo cambio pa pagar el parquímetro”, hu? Haa!! jojojo pos dame tu billetote de 20 y te lo cambio…

A webo! Cambié mi morralla por un billete y llegué contento a casa… hasta que descubrí que había perdido el chingao billete por andar sacando tanto el pinche ipod de la bolsa pa cambiarle de rola o bajarle/subirle el volumen… Chiaale… eso me pasa por no ayudar a los necesitados… ps total, veinte peso menos…

Anuncios

Un comentario en “de changos rasurados… y centavos escurridizos…

  1. jajajajaja!!! ay Doncha…si te comprendo, a veces uno por no ayudar, se te escapan los centavos como si tuvieran alas..pos no llore, al cabo que son veinte pesos?? jajajaja!!
    saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s